Accueil / Commerce/Gestion / El vino de Brasil levanta la Copa del Mundo

El vino de Brasil levanta la Copa del Mundo

Par Vitisphere Le 20 juin 2013
Lire plus tard
Partage tweeter facebook linkedin
El vino de Brasil levanta la Copa del Mundo
A
ún no comenzó a disputarse la Copa del Mundo y Brasil ya se anotó su primer triunfo. Si bien es cierto que este no se produjo en un campo de juego, sino en un viñedo, los brasileños comenzaron con buen pie el Mundial que se jugará en su tierra en 2014. ¿Quién metió el tanto? La viña brasileña Lidio Carraro fue elegida por la FIFA como proveedora oficial para vender sus vinos en los estadios en que se jugarán partidos durante el Mundial. Y, para ser justos, vale reconocer que Lidio Carraro no lo tuvo nada fácil. La FiFA daba señales de inclinarse por los productos de “una gran viña chilena” (para muchos,  Concha y Toro), pero una ofensiva de último momento dio vuelta el marcador.
 
Esta elección significa para Lidio Carraro un enorme desafío, ya que se trata de una bodega muy joven y pequeña.  Nació en  1998 en Sierra Gaucha, en el estado de Río Grande do Sul, y actualmente produce  300 mil botellas anuales.  Así, la primera gran prueba que deberá sortear la bodega será la de poco menos que duplicar su producción de vinos tintos, blancos y rosé. El acuerdo firmado con la Federación Internación de Fútbol establece una provisión de medio millón de botellas para la cobertura del evento.
 
La prensa brasileña reconoce que la elección de Lidio Carrazo fue producto de una fuerte presión por parte de las autoridades brasileñas para que el vino oficial fuera de Brasil. Los periodistas locales aseguran que la FIFA tenía ya establecido alcanzar un acuerdo con una gran productora de vinos de Chile; pero,  los brasileños en su pulso con la FIFA, alegaron reciprocidad ya que en el Mundial de 2010, llevado a cabo en Sudáfrica, los vinos elegidos fueron los de la bodega sudafricana Distell. Incluso, no se descarta que el lobby brasileño vaya a por más y consiga cambiar el champagne francés por un espumante local.
 
Lo cierto es que Brasil está dispuesto a aprovechar tanto el Mundial de Fútbol como los Juegos Olímpicos no sólo para reafirmar en el mundo su papel de potencia económica, sino también para promocionar su industria vitivinícola. El vino brasileño, clasificado bajo la etiqueta Nuevo Mundo, se caracteriza por ser ligero, fresco, afrutado y con niveles moderados de alcohol.
 
Neymar y sus compañeros deberán hacer el resto.
Partage Twitter facebook linkedin
Tous les commentaires (0)

Pas encore de commentaire à cet article.
© Vitisphere 2021 - Tout droit réservé